¿Cómo vemos los colores? Unas pinceladas de percepción del color enfocado a las marcas - PSF Consultoría empresarial

  Inicio/Blog/Inbound/¿Cómo vemos los colores? Unas pinceladas de percepción del color enfocado a las marcas

¿Cómo vemos los colores? Unas pinceladas de percepción del color enfocado a las marcas

El color es algo tan cotidiano que nos parece sencillo, pero nada más lejos de la realidad. Para que nosotros veamos un color, han de ocurrir una serie de complejas reacciones tanto a nivel físico como psicológico. Esto, aplicado al marketing, nos puede dar mucho juego.

 

En primer lugar, habría que explicar qué es el color. A nivel físico, son las diferentes longitudes de onda de la luz. La luz es la parte del espectro electromagnético que podemos percibir por los ojos. Es decir, realmente es lo mismo que las ondas de radio, las microondas o los rayos X. La única diferencia entre ellos es la longitud de onda que tienen (a menor longitud de onda, mayor frecuencia y, por tanto, más energía. Por eso los rayos X son peligrosos, tienen demasiada energía).

 

Sin embargo, no quiero extenderme en la explicación física. Cuando percibimos un rayo de luz, nuestros ojos sólo pueden ver tres colores: rojo, verde y azul. Son los famosos colores primarios que todos hemos dado en la escuela (mezcla aditiva). La pregunta lógica tras leer esto es: ¿y por qué veo más colores como, por ejemplo, el amarillo? Aquí llega la parte interesante. Nuestro cerebro coge esa información que le dan los ojos y la interpreta.

 

Si nuestro cerebro ve que nuestros ojos están detectando rojo y verde, interpretará que lo que vemos es amarillo. Por supuesto, lo veremos de ese color. Por este tipo de cosas se pueden hacer ilusiones ópticas ya que a veces nuestro cerebro “falla” al interpretar.

 

Además, luego esos colores se procesan a nivel cognitivo más profundo. Aquí es donde los evocan sensaciones. Tiene que ver con procesos psicológicos, a veces aprendidos, a veces naturales. No entraré en los significados psicológicos de cada uno, sino que me quedaré en la parte más básica y sencilla.

 

¿En qué afecta esto a las marcas?

Cuando se diseñan los colores corporativos de una marca es importante tener esto en cuenta. Por ejemplo, no procesamos a la misma velocidad el rojo que el azul. Le damos muchísima prioridad al rojo, por eso lo vemos siempre tan rápido. Se cree que es por motivos evolutivos: si estás herido, te interesa darte cuenta lo más rápido posible. También parece ser que nos hace ser más activos.

 

El verde, en cambio, es el color que mejor vemos. De él diferenciamos muchos más tonos intermedios que del resto. Si tu marca es verde, asegúrate de que la impresión es buena porque los fallos de imprenta se verán con mayor facilidad.

 

Además, pasa que en esta percepción los tonos varían según el que tengan al lado. Es decir, si tenemos un magenta será más o menos verde dependiendo del amarillo que tenga al lado. No digo que se mezclen, digo al lado. Esto es importante a la hora de ubicar las marcas. Por norma general, cuando se diseñan se especifica también con qué fondos pueden ir, precisamente por esto.

 

Resumiendo, para nuestros ojos no existen los tonos absolutos. Todo color pasa por un proceso perceptivo y mental y varía dependiendo de muchos factores. El entorno es uno de los más importantes, así que conviene pensar bien dónde pondremos nuestra marca si queremos mantener sus capacidades comunicativas intactas.

 

 

MARKETING
About the Author
Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.