¿Qué características ha de tener un buen logo? - PSF Consultoría empresarial

  Inicio/Blog/Consultoría estratégica/¿Qué características ha de tener un buen logo?

¿Qué características ha de tener un buen logo?

En esto de cómo deben ser, hay tantas opiniones como diseñadores. Sin embargo, hay algunas comunes que se suelen repetir y otras que dependen de con quién hables. Para mí todo se resume en tres características:

Singular:

Este es muy obvio. Un logo ha de diferenciarse de la competencia en el sector, así como de las grandes marcas. El número de empresas en todos los sectores y países es enorme.Por tanto, es normal que nuestro logo se acabe pareciendo a otro si indagamos lo suficiente. Sobre todo si hacemos búsquedas por Internet. Es normal y no hay que asustarse. Ahora bien, no debe parecerse a ninguno de nuestro sector bajo ningún concepto. Si vendemos helados y una marca de tornillos de Bulgaria tiene uno parecido, nuestro target seguramente no conocerá el de los tornillos. Eso sí, si se parece a una marca de la competencia, mal asunto. Tampoco debe recordar a ninguna gran marca, aunque esta no sea del sector, porque eso sí tiende a dar sensación de que se ha copiado. O sea, aunque hagamos helados, que no se parezca al de Coca-Cola.

Pregnante:

Para mí es uno de los atributos más importantes. La pregnancia es una cualidad que tienen las figuras y tiene que ver con cómo lo percibimos y la capacidad que tendremos para recordarlo. Este concepto viene de la psicología de la Gestalt. Descubrieron que nuestra mente tiende a sintetizar las imágenes en figuras más básicas. Es decir, buscamos patrones y figuras sencillas que luego pasamos a recordar (incluso cerramos figuras abiertas). Por ejemplo, si nuestra marca tiene varios elementos puestos de tal manera que parece que forman un círculo, primero vamos a ver y recordar ese círculo y luego los demás elementos. Si le dices a alguien que lo dibuje de memoria, probablemente fallará los elementos, pero no su disposición circular.

Yo lo considero muy importante porque es algo muy útil para que se recuerde nuestra marca. De ahí que, en el punto anterior, dijera que siempre habrá parecidos. Si simplificamos en figuras básicas, al final siempre habrá una disposición que nos lo recuerde por otro lado, porque las opciones se reducen. Si se tiene esto en cuenta al hacerlo, es posible evitar el error de hacer un logo diferente pero que por algún motivo recuerda a la competencia. ¿No os ha pasado nunca? Ves un logo que te recuerda a otro pero si los comparas, resulta que realmente son diferentes. Cuando eso pasa, casi siempre es por la pregnancia.

Funcional:

Ha de ser operativo. Es decir, debe cumplir su misión en diferentes soportes, formatos, escenarios, etcétera. Aquí entran temas como la escalabilidad, la impresión, la complejidad del mismo, etcétera. Debe funcionar igual tanto si hacemos vallas de 7 metros como bolígrafos. Tanto si imprimimos en cuatricromía como si sale en la pantalla de un móvil. A veces sucede que se pone alguna línea excesivamente fina y resulta que se imprime mal al serigrafiar un bolígrafo. Es muy importante hacer test de uso antes de decir que está terminado. Ver si funciona con todo tipo de fondos o si no se nos disuelve al lado de ciertos elementos. Por supuesto, ha de tener varias versiones en color plano, blanco y negro, o las que sean necesarias para que se adapte a cualquier lugar.

Dentro de la funcionalidad también incluyo su capacidad comunicativa. Ha de decir qué somos y a qué nos dedicamos. Al menos, ha de recordar a nuestro sector. Que quien lo vea sepa más o menos a qué nos dedicamos, aunque no nos haya visto nunca. Si además puede transmitir los valores de la empresa, mejor que mejor.

Hay más características que un diseñador debe tener en cuenta, pero en mi opinión esas son las más importantes. A la hora de encargar un logo es en las primeras que yo me fijaría. Normalmente, la gente suele mirar si le resulta atractivo visualmente o no. Por mi experiencia, como diseñador en Andorra, eso es algo muy subjetivo. Incluso pasa que un día parece feo y al siguiente, bonito. Mientras se encuentre dentro de unos parámetros plásticos mínimos, el que sea bonito puede llevar a debates eternos por su subjetividad. Así que mi consejo es ese: que funcione. Se trata de comunicar.

 

 

MARKETING

About the Author
Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.