¿Qué le ha pasado al consumidor para que se imponga el inbound marketing? - PSF Consultoría empresarial

  Inicio/Blog/Inbound/¿Qué le ha pasado al consumidor para que se imponga el inbound marketing?

¿Qué le ha pasado al consumidor para que se imponga el inbound marketing?

Siempre he pensado que para hacer bien algo hay que entender lo que se hace y por qué. De ahí que quiera hablar sobre el porqué del concepto inbound en el marketing online para empresas. No quiero quedarme en la diferencia entre outbound e inbound del “antes la empresa iba al consumidor y ahora es el consumidor el que elige a la empresa”. Quiero reflexionar el porqué.


Llevamos un par de décadas viviendo una fuerte revolución tecnológica. Esto significa cambios, no sólo a nivel productivo sino también a nivel social. El inbound marketing no se hace sólo porque se pueda, por el hecho de que Internet esté ahí, sino porque el propio consumidor ya lo exige.


La base del cambio está en el acceso y capacidad de manejo de datos que tenemos hoy en día. Hace 15 años, si hubiéramos enseñado un teléfono móvil y lo que hace, probablemente nos habrían quemado por brujería. Hoy día, en un supermercado podemos pararnos delante de un producto y consultar su calidad, precios, comentarios, etcétera. Como es lógico, aquí un vendedor nos sobra. De hecho, estorba su presencia. Pues bien, esta actitud también se replica cuando estamos únicamente online.


Como sociedad hemos trasladado muchísimas de nuestras interacciones al medio internet. En realidad, cuando se dice esto solemos pensar en la red como algo etéreo, aparte. En realidad, no es así. Internet es un medio más, que usamos igual que si estuviéramos hablando en persona, por teléfono o usando dos yogures atados con una cuerda. Entender esto es muy importante.


¿Qué pasa si estás hablando con alguien os interrumpen? Molesta. De ahí que el marketing clásico (outbound) esté perdiendo rentabilidad a paso ligero. No hay que pensar que me refiero únicamente a conversaciones entre personas. La clave aquí está en un emisor-receptor solicitando datos y esperando una respuesta. Puedes ser tú preguntándole al buscador por ese producto. Por eso la publicidad en TV molesta muchísimo menos que en Internet. Con la tele te sientas y ves lo que pongan, en Internet solicitas una información y esperas la respuesta. Si no responden a lo que solicitaste, mal. Ya no eres pasivo sino activo.


Pues bien, el inbound marketing es simplemente eso: alguien preguntando. No puedes responderle con tu producto porque no te ha preguntado por él. Primero debes responder a su pregunta y, cuando venga a cuento, si le es una solución útil, ofrecerlo. Por eso antes te has dedicado a prever sus preguntas y a dejar las posibles respuestas para que las encuentre y venga a ti. Visto así creo que se comprende mucho mejor su funcionamiento.

 

 

MARKETING
About the Author
Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.