El IRPF en Andorra (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas) - PSF Consultoría empresarial

  Inicio/Blog/Inversión/El IRPF en Andorra (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas)

El IRPF en Andorra (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas)

El IRPF es un impuesto que grava las rentas sobre las personas físicas en Andorra, siendo el primer año de aplicación el 2015 por lo que es un impuesto muy nuevo. Afortunadamente, es calcado al impuesto homólogo español por lo que no se parte desde una situación totalmente desfavorable de cara a entenderse con el mismo.

Existen dos bases, la general y la del ahorro. La primera tiene todo excepto rentas mobiliarias (acciones y demás) e inmobiliarias (alquileres, pisos...). Es una forma muy simplificada de explicarlo, pero muy sencilla de entenderlo. Básicamente siempre es así y la norma no se extiende lo suficiente como para que exista la necesidad de conocer las diferencias a la perfección como si se estila generalmente en el resto de Europa.

Entrando en el tema, en la base general no se empieza a tributar hasta los 24000€ (40000€ proporcionales con cónyuge no trabajador además de 750 anuales por ascendiente y/o descendiente), por lo que se requieren unos requisitos de ingreso relativamente altos para tener la obligación de devengar el impuesto. No es tan omnipresente como en España y es habitual no tener que presentarlo. Existen además varias normas para desgravar con planes de pensiones, vivienda habitual o pensiones compensatorias, pero en general son pequeñas (debido al número relativamente bajo cotizantes) y triviales respecto a los impuestos que estamos acostumbrados en el resto de Europa. En planes de pensiones se deducible en menor entre 5000€ o el 30% de los rendimientos de trabajo o actividades económicas (a efectos prácticos, 5000€ siempre), en vivienda habitual son máximo 1000€ y en pensiones lo que reconozca la autoridad competente. 

En la base del ahorro se empieza a tributar a partir de los 3000€, por lo que siendo más alcanzable que la general, tampoco comienza desde el minuto 0.

El tipo impositivo es un 10%, pero entre 24000 y 40000€ existe una exención del 50% que lo convierte en un 5% efectivo. Existen retenciones a nivel de salario como en otros países, solo que en Andorra son diminutas, por lo que la declaración muy probablemente saldrá a pagar. El truco está en que siendo asalariado no hay obligación de declarar, por lo que siendo asalariado la retención es realmente testimonial. En cosas como rentas inmobiliarias generalmente si se retiene directamente el 10% para asuntos de IRPF.

En definitiva, el impuesto tiene algunas secciones que necesitan una vuelta, pero mientras tanto es realmente complicado llegar a pagarlo. Si se tienen muchos rendimientos del ahorro, no es tan difícil, por lo que hay que estar atento, aunque si estos rendimientos se producen en bancos patrios los mismos son muy eficientes de cara a ayudar con estos asuntos.

 

Productivity 3

About the Author

Terminé el grado en Desarrollo de Aplicaciones Informáticas en Alcañiz y posteriormente me interné en el mercado financiero en primer lugar como programador de sistemas y luego como trader. Durante esos años finalicé mis estudios de Grado ADE en la UNIR y posteriormente hice un máster en Banca, Mercados financieros y Gestión Patrimonial por la EAE. También realicé un curso de Asesor Financiero por la UPV.

He realizado consultoría para diversos clientes tanto en temas estratégicos como fiscales. Acostumbro a ofrecer soluciones integrales y  en la actualidad me ocupo de la administración de PSF. Cuando aparece algún asunto que requiere de conocimientos de mercados o inversión, también asumo esa competencia.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.