Metodología Lean explicada de una forma sencilla: qué podemos aprender - PSF Consultoría empresarial

  Inicio/Blog/Consultoría estratégica/Metodología Lean explicada de una forma sencilla: qué podemos aprender

Metodología Lean explicada de una forma sencilla: qué podemos aprender

Creo que la parte más interesante de la metodología Lean, es lo que nos ha enseñado a los profesionales de la gestión en general. Muchas cosas son conocidas por todos, pero no se sabe la fuente, otras las conviene revisar. Es por eso que hoy vamos a analizar una pequeña serie de puntos que nos ha aportado la metodología y que pueden usarse en la gestión de todo tipo de negocios.

  • El cliente generalmente lo que adquiere no es un producto o servicio sino una solución. Es decir, hay que solucionar un problema, no vender X. Es un cambio de mentalidad importante.
  • La mejora continua tiene que aplicarse a todo. Es un avance consistente y gradual que tiene que buscar el menor coste manteniendo calidad y forma. Es decir, revisarlo todo de una forma continua
  • Se tiene que vigilar mucho el despilfarro. Es decir, hay que plantearse con cada gasto si este tiene valor. Puede parecer muy de perogrullo, pero es posiblemente el punto que más se incumple. Muchas veces se piensa que algo será valorado por el cliente, pero finalmente no le importa.
  • Buscar el origen de los problemas. Muchas veces se toman soluciones cortoplacistas que son parches para los problemas a los que se enfrenta la empresa. Esto es peligroso pues pueden resurgir o aparecer problemas nuevos, es imprescindible atajar los problemas de raíz.
  • Producir lo necesario, es decir, intentar que las soluciones sean desarrolladas cuando se necesitan. En servicios es muy fácil, pero con productos físicos puede ser muy complicado.
  • Relaciones a largo plazo con proveedores. En sí se busca crear relaciones a largo plazo que permitan una cadena de valor que dé una solución cohesionada y de máximo valor para el cliente.
  • Producción lo más ágil posible. Es decir, que recursos ociosos por la falta de demanda de un producto concreto puedan destinarse a otro.

No todos los principios se aplican a todas las empresas, pero en general es ideal tenerlos en cuenta a la hora de gestionar un negocio. Obviamente no hacen milagros, pero son unos consejos de primer nivel.

About the Author
Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.